Un barco encalló en una pequeña villa mexicana. Un turista americano felicitó a un pescador mexicano por su calidad en la pesca y le preguntó cuánto tiempo le había tomado capturar los peces.

“No mucho tiempo,” contestó el mexicano.

“Pero entonces, por qué no se queda mas tiempo y atrapa mas?” preguntó el americano.

El mexicano le explicó que esa pequeña caza era suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia.

El americano le preguntó “y entonces qué hace con el resto de su tiempo?”

“Me acuesto tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, y tomo una siesta con mis amigos. En las noches, voy a la villa a ver a mis amigos, me tomo unas cervezas, toco la guitarra, y canto unas cuantas canciones, tengo una vida muy completa.”

El americano lo interrumpió “tengo una maestría en administración de empresas en Harvard y puedo ayudarle!, debería comenzar por comenzar mas tiempo al día. Después, puede vender el pescado extra que atrape, con esas ganancias extras, puede comprar un bote mas grande.”

“Y después qué?” preguntó el mexicano.

“Con el dinero extra que le traerá el barco mas grande, puede conseguir el segundo, y después el segundo, y así eventualmente hasta que tenga una flotilla entera de pesqueros; en vez de vender su pescado a gente promedio, puede negociar directamente con plantas procesadoras y tal vez abrir su propia planta. Entonces puede mudarse de esta pequeña villa a la Ciudad de México, Los Angeles o hasta Nueva York!, desde ahí podría dirigir su propia empresa”

“Cuanto tiempo me tomaría eso?” preguntó el mexicano

“Veinte, quizá veinticinco años,” contestó el americano.

“Y después qué?”

“Después? Bueno, mi amigo, ahí es cuando realmente se pone interesante,” contestó el americano, sonriendo. “Cuando su negocio se haga realmente grande, puede empezar a comprar y vender acciones y hacer millones!”

“Millones? de verdad? y después de eso?” preguntó el mexicano.

“Después de eso se podrá retirar, vivir en una pequeña villa cerca de la costa, acostarse tarde, jugar con sus hijos, atrapar unos cuantos peces, tomar una siesta con su esposa y pasar las noches tomando cervezas y disfrutando con sus amigos”

Piensa a donde quieres ir en la vida… puede que tal vez ya estés ahí

[Leído en Therror]