No se olviden leer la primera parte de Recorriendo Querétaro de Noche.

Ok, el primer día, salvo la visita al viñedo de Freixent y la vista tan asombrosa que nos proporcionó la Peña de Bernal, estuvo mas bien aburridón, según yo el segundo día estuvo mas cool.

Día 2

El segundo día me levanté a las 8:30 de la madrugada (qué!? es bien temprano) y después de desayunar, el profesor nos llevó al mercado que estaba cerca del hotel, aquí pasó algo bien curioso, todas las señoras que estaban atendiendo sus negocios, estaban sentadas y tenían hasta la vista perdida, pero al pasar por ahí, se levantaban y todas repetían lo mismo: qué buscaba? pregunte, parecía una película de terror barata, pero de verdad daba miedo la manera en la que lo hacían, aquí una amiga compró chicharrón prensado para hacer gorditas en su casa y de volada nos regresamos al hotel porque era casi hora de ir al segundo viñedo.

Pues ya saben, salimos del hotel a las 11:30 para estar alrededor de las 12:30 – 1:00 pm en el viñed La Redonda (que hasta tienen facebook) , y aquí, muchos amigos estarán de acuerdo conmigo, el tipo que nos dio el recorrido del viñedo y del ciclo de vida de la uva y los viñedos, se veía mas preparado que la chava del día anterior, fue una plática muy amenazada y llevadera, el chavo se ganó una internet. Después de la plática, nos llevaron a degustar un par de vinos, yo probé primero un vino tinto rosado y uno blanco espumoso, estaban buenos (será que ya me estoy haciendo alcohólico?…no) después de la primera parte de la degustación nos fuimos a comer ahí mismo en los viñedos, el menú de 3 tiempos consistía en lo siguiente:

  • Entrada: Crepas de champiñones o pollo en salsa de queso acompañadas de un vino blanco semi seco.
  • Plato fuerte: Medallones de res rellenos de camarones en salsa de vino tinto con guarnición de papas, zanahorias y calabzas acompañado de un vino tinto seco.
  • Postre: Un pastel de chocolate acompañado de un vino tinto dulce (muy, muy rico, el vino, claro).

Cabe destacar que esta comida sí me gustó (pues como no, ya tienes paladar fino..cabrón) y después de comer, nos ofrecieron una segunda degustación y en esta me decidí a comprar los vinos que nos ofrecieron en la entrada y en el postre y unas bolsas de papel para el recuerdo. Una vez terminado el recorrido regresamos al hotel para lo que sería nuestra segunda noche libre en Querétaro, aquí pasó algo bien curioso y que me espantó hasta los huesos; salimos 3 amigas y yo y lo primero que hicimos fue llegar a un oxxo a comprar unas bebidas para quitarnos el frío queretano, nos las bebimos como si nada, el problema fue que las malditas bebidas del demonio me hicieron alergia y una amiga espantada me volteó a ver y me dijo que tenía la cara completamente roja, hinchada y con granos, me vi en un espejo y me espanté a madres, en chinga nos fuimos a cenar y me tomé como 1 litro de agua para ver si se me bajaba, en eso una amiga me dice:

Ya se te está bajando.

Ah neta? qué bueno.

Sí, pero al pecho!

PWN3D

Cabe decir que su comentario no me hizo nada de gracia. Después de cenar, nos fuimos al hotel y ya mejor me fui a dormir antes de que algo mas grave pasara ya que al día siguiente teníamos que levantarnos a las 6:00 am para ir a la finca de quesos. Fin del día 2